10 de abril de 2012

Tiran la piedra y esconden la mano

El año 2012 inauguró tristemente con la muerte de dos mujeres y sus respectivos hijos, después de que ambas utilizaran para abortar el fármaco misoprostol (sobre el cual ya había escrito una nota previa).

No se hicieron esperar las voces de autoridades y ONGs partidarias del aborto para lamentarse, desgarrarse las vestiduras y protestar por estas muertes, alegando que si el aborto fuera legal en nuestro país esto no habría pasado, porque ninguna de estas mujeres habría tenido que abortar clandestinamente usando misoprostol. Cuestión es, que estos mismos personajes son los defensores incansables de la liberalización de misoprostol como método abortifaciente, lo cual no se cansaron de declarar en público mucho antes de que estas dos tragedias ocurrieran.

Aquí murieron dos mujeres por una razón bien concreta, y no es el aborto penalizado en nuestro país: murieron porque se les engañó, asegurándoles que misoprostol era la cura milagrosa y segura para una enfermedad que no es tal. En este video, Anto nos resume y expone la deplorable y flagrante hipocresía que esta vez hizo presa en dos mujeres y sus hijos no nacidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

· Los comentarios en este blog no están sujetos a moderación previa, entendiendo que los lectores son maduros y responsables como para moderarse a sí mismos. Mientras mantengan el diálogo en términos de respeto pueden comentar, compartir, criticar, rebatir, sugerir u opinar lo que quieran.

· No están permitidos bajo ningún concepto: mensajes discriminatorios o de odio, amenazas, insultos, propaganda no relacionada de cualquier tipo, o cualquier otra clase de spam.

· Los comentarios considerados como spam serán borrados.