20 de marzo de 2013

Maternidad segura: derecho de segunda categoría

Murió una mujer en Paso de los Toros porque llegó con desprendimiento placentario y no había ni cirujano ni anestesiólogo para atenderla. Su bebé se pudo salvar, pero ella está muerta y ahora quedaron su bebé y otras dos hijas adolescentes huérfanas de madre.

En palabras de Alfredo Fraga, director del Hospital de Paso de los Toros, "Si el hospital hubiese contado con todos los profesionales, seguramente la mujer hubiese sobrevivido". Añadió, además, que no es el primer caso de este tipo al que les toca enfrentarse.

El hospital no podía hacer más de lo que hizo para tratar de salvarla. De los dos anestesistas que tienen para atender a una población de 14000 personas, uno no estaba trabajando porque había sufrido un accidente y el otro se había tomado franco laboral tras haber estado trabajando 24 días seguidos durante las 24 horas. Pero quienes sí podían y debían haber intervenido desde antes para asegurar una correcta cobertura en salud para la población, no sólo no lo hicieron sino que guardan un silencio alarmantemente conveniente sobre este caso.

Todavía sigo esperando que las autoridades de Salud Pública y las ONGs que se autoproclaman defensoras de los derechos de las mujeres saquen un comunicado al respecto. Pero eso no va a pasar. No se trata de los derechos de las mujeres, como el derecho a una maternidad segura. Nunca se trató de eso. De lo único que se trata es de impulsar agendas políticas como mandaderas que son de los organismos internacionales que las financian. Se impulsa el aborto procurando por todos los medios dejar a las mujeres tan solas como sea humanamente posible, sin nadie que las aconseje ni las informe ni les ofrezca alternativas; y para ir un poco más lejos en esta burla a los derechos de las mujeres, las parturientas se nos mueren desangradas en el hospital sin que ninguna de estas organizaciones diga nada.


Se costean pasajes para trasladar a pacientes que desean abortar si no hay ginecólogos para practicarle el aborto en su localidad, luego de hacer todo lo posible para que nadie les brinde información sobre los riesgos y consecuencias de un aborto, sobre las alternativas que tienen al mismo, para que no se les permita ni tan siquiera ver la ecografía y escuchar los latidos del corazón del bebé; en definitiva, financiando abortos y haciendo todo lo posible por aislar y desamparar a las mujeres que recurren al mismo. Pero para trasladar profesionales desde Durazno a Paso de los Toros, a sólo 40 km de distancia, un viaje que habrían tolerado perfectamente a diferencia de la mujer que se desangraba en un hospital, para eso no hay recursos ni voces que denuncien lo sucedido. Aparentemente, la maternidad segura es un derecho de segunda categoría, que no es tan importante defender y cuyas transgresiones no es importante denunciar.

Este es el único derecho que defienden: el de dejar a una mujer morir desangrada en pleno hospital mientras paría. Los derechos de las mujeres son sólo slogan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

· Los comentarios en este blog no están sujetos a moderación previa, entendiendo que los lectores son maduros y responsables como para moderarse a sí mismos. Mientras mantengan el diálogo en términos de respeto pueden comentar, compartir, criticar, rebatir, sugerir u opinar lo que quieran.

· No están permitidos bajo ningún concepto: mensajes discriminatorios o de odio, amenazas, insultos, propaganda no relacionada de cualquier tipo, o cualquier otra clase de spam.

· Los comentarios considerados como spam serán borrados.